Cómo enfrentar los días más calurosos del verano a bordo de tu auto

El tiempo pasa volando. Pronto llegará el verano y las altas temperaturas, por lo que es importante proteger nuestro auto del sol y el calor, ya que estas condiciones pueden tener efectos negativos sobre él y también podrían incidir sobre nuestra seguridad. Diversos estudios aseguran que la fatiga está directamente relacionada al calor, por lo que estar dentro de un auto que llega a más de 30 grados centígrados, puede aumentar los errores de conducción en un 20 por ciento.

Por esta razón, tenemos una lista de consejos para enfrentar el calor para bien de nosotros y de nuestros autos:

Vigilar la temperatura

Cuando aumenta el calor en el ambiente es necesario vigilar la temperatura interna del propulsor a través del medidor o en el cuadro de instrumentos, presentes en todos los autos. En casos en donde la temperatura del mar es muy alta, puede haber daños serios en el funcionamiento.

Las razones pueden ser variadas, aunque la mayoría de las veces el sobrecalentamiento puede ser generado porque el nivel de aceite o anticongelante no es el adecuado, el termostato presenta fallas en su funcionamiento, la bomba de agua o alguna de las bandas no funciona correctamente .

Si por alguna razón, la temperatura llega a elevarse demasiado, es recomendable detenerse en un lugar seguro, abrir el capó y utilizar la calefacción del auto en modo de circulación externa para disipar en lo posible el calor de la transmisión del motor, reemplazado por aire del ambiente

Vigilar la presión de las llantas

Si la presión de las llantas es menor a lo recomendado, la banda de rodadura se calentará todavía más, por lo que puede llegar a disminuir la vida útil de reducir. Por eso es necesario chequear la presión de nuestras llantas y realizarlo con los neumáticos en frío para obtener una medida real.

Evitar el uso excesivo de frenos

La fricción generada al accionar el sistema de frenos irremediablemente genera calor, el cual puede elevar en demasía la temperatura, por la calidez del medio ambiente. Por ende, podría provocar que el sistema se sobrecaliente, teniendo consecuencias en el buen funcionamiento, pues el líquido de frenos acorta su vida y los discos de freno podrían llegar a deformarse.

En tramos con bajadas prolongadas, es recomendable evitar una conducción agresiva que acelere el calentamiento del sistema y también aplicar el freno de motor, con las marchas cortas, para evitar un sobrecalentamiento.

Revisar el estado del aire acondicionado

Luego, corroborar que nuestro auto se encuentra en buen estado, es el turno de ver que los accesorios de confort sean capaces de entregarnos un trayecto cómodo con una temperatura idónea, por lo que tenemos que verificar que el sistema de aire acondicionado funciona de manera correcta , enfríe lo suficiente y que no tenga fugas.

Antes de realizar una recarga de gas refrigerante, es necesario revisar que el sistema no tenga fugas, además de revisar que el producto es el indicado para nuestro auto.

Estacionar en sombra

Dentro de lo posible, es muy recomendable buscar un lugar para estacionarnos que esté bajo la sombra, anticipando los movimientos del sol, ya que las temperaturas al interior del auto pueden sobrepasar los 50 grados centígrados cuando los autos se exponen a temperaturas entre los 37 grados .

Exponerse a estas temperaturas por un largo período es perjudicial para la salud, provocando choques de calor y en caso de infantes, hasta la muerte. Nunca hay que dejarlos dentro de un auto en el calor sofocante.

Si no es posible encontrar un lugar bajo la sombra, hay que dejar que el calor salga del vehículo antes de encender el clima, bajando las ventanas para que el aire del exterior entre nuestro vehículo.

De igual manera, el uso de sombrillas en las ventanas es de gran ayuda para mantener una temperatura menos elevada en el interior del auto.

Bajar temperatura sin aire acondicionado

¿Qué pasa si nuestro auto no cuenta con un sistema de aire acondicionado? Por fortuna, existen diversos trucos para bajar la temperatura del habitáculo, sobre todo si este se encuentra bajo el fuerte sol en la temporada de calor.

La maniobra consiste en bajar las ventanas de un lado del auto, por ejemplo, las del lado del pasajero, mientras se abre y se cierra enérgicamente la puerta del conductor, unas 5 veces.

De esta manera, por medio del efecto de presión-depresión, podremos desplazar al calor dentro de la cabina y, si bien no es tan efectivo como un climatizador, sí hace una gran diferencia y logra bajar algunos grados y hacer que esos primeros minutos de conducción no sean insoportables por la temperatura dentro de la cabina.

Te recomendamos leer:

Cinco cosas que no le hacen bien a tu auto

¿Cómo mantener ocupados a los niños en un viaje por la carretera?

Auto usado: ¿Por qué nadie lo compra?

;