Prueba Fiat Tipo, un sedán que hace valer su pasaporte europeo.

Hace treinta años el Fiat Tipo fue presentado en público, un hatchback del segmento C que hacía alarde de un diseño exterior dominado por la fina pluma italiana. Luego de una prolongada ausencia este modelo renace en forma de sedán, con el propósito de acompañar a los también noveles Argo y Cronos, aunque en el caso del Tipo destaca su procedencia europea.

Es importante aclarar que las mismas unidades del Fiat Tipo que se comercializan en Italia, son las que están disponibles en nuestro país. Y otra excelente noticia es que dentro de sus planes el representante de la marca en nuestro país está considerando ofrecer otras tipologías, porque en su mercado de origen este ejemplar posee un abanico de tres siluetas: sedán, hatchback y station wagon.

El diseño exterior fue concebido en el Centro Stile Fiat (Italia), por lo que cada uno de sus detalles se confabula para crear una carrocería elegante y deportiva a la vez, claro que sin asestarle un golpe mortal a la volumetría; al final de cuentas se trata de un sedán familiar. El frontal es poderoso desde la perspectiva arquitectónica, con rasgos que le otorgan mucha identidad y en cuya enorme grilla se ubica el medallón de la marca; es una solución interesante el haber desplazado hacia atrás la línea de cierre del capó.

Una serie de ribetes cromados acentúan la solemnidad de la propuesta, lo que sumado a unas manillas metálicas y a esos amplios y prominentes arcos de ruedas, terminan por convencernos de que no se trata de un diseño improvisado o realizado a la rápida. Este Fiat mide 4.532 mm de largo, 1.792 mm de ancho, 1.497 mm de alto y cuenta con una distancia entre ejes de 2.636 mm, cota esta última que parece pequeña frente a los 2.652 mm que ofrece el Citroën C-Elysée, que es uno de sus rivales directos.

Es algo recurrente que algunos modelos luzcan muy bien por adelante y que en la zaga no logren el mismo nivel de belleza. Claro que esto no le sucede al Tipo, porque debemos reconocer que sus diseñadores se esmeraron mucho para dorarlo de un bello formato de luces y de una coqueta tapa del baúl, componente que dicho sea de paso esconde un maletero de 520 litros.

Gran calidad interior

El habitáculo es bastante amplio, acogedor y sobre todo muy bien equipado. Sólo tomando como referencia el ítem seguridad, nos toparemos con dispositivos tales como seis airbags, controles de estabilidad y tracción, sistema de arranque en pendiente y esa siempre útil cámara de retroceso; es una dotación que supera la oferta normal de este segmento.

Los materiales son agradables al tacto, no percibimos debilidades en las conexiones de los polímeros y en términos generales el sello acústico está bien realizado. En el puesto de manejo se disfruta de un ambiente ergonométrico, de un tablero redondeado cuyos mandos apuntan hacia el conductor, como debe ser obviamente, y en lo que respecta a conectividad debemos criticar el pequeño tamaño de la pantalla táctil (5”) y la ausencia de acceso a las plataformas Apple CarPlay o Android Auto.

Nos queda claro que este producto rebaza a sus pares en términos de calidad percibida, hablando puntualmente de sus compañeros de marca concebidos en un marco regional. Claro que no todo es perfecto, porque no nos resultó fácil dar con una postura adecuada frente a los mandos, y en el cuadro de instrumentos es imposible no darse cuenta que el marcador digital de velocidad señala un número que difiere del indicador análogo, lo que se considera normal pero no más allá de un 5% de error.

El volante cuenta con una empuñadura gruesa y anatómica, aunque son esos enormes telecomandos los que rompen la armonía escénica. Los asientos frontales son cómodos pese a su esponja poco flexible, y en la banca trasera no hay restricciones de espacio pero el cojín ofrece poca retención al momento de frenar bruscamente.

Plataforma perfecta  

El Fiat Tipo está equipado con un motor gasolinero de 1.6 litro, un bloque denominado eTorq que entrega 110 CV a 5.500 rpm y una torsión máxima de 142 Nm a 4.500 vueltas por minuto. Este modelo sólo se ofrece con transmisión automática de seis velocidades, que es el mismo conjunto que monta el Jeep Renegade.

El citado motor trabaja con eficiencia en la zona media del cuentarrevoluciones, es decir entre los 3.500 y 4.500 giros por minuto, régimen en el que dispondremos de una buena dosis de potencia y de una elasticidad respetable. A 120 km/h el tacómetro se clava en las 3.500 rpm, no porque se trate de una planta motriz nerviosa sino por el hecho de que la transmisión tiende a retrasar el avance de las marchas; se siente como si hubiésemos enganchado un cambio menor.

Siguiendo en el tema de la caja de velocidades, en ocasiones este conjunto automático “patina” demasiado, sobre todo cuando pisamos el acelerador sin darle un aviso previo. Por ejemplo, al adelantar con poco espacio instintivamente aceleraremos de una sola vez, y en ese instante es cuando notaremos que el conjunto de seis velocidades tiende a dudar; el sonido de la aceleración no es homogéneo, un claro indicio de que el convertidor de torque actúa con cierto retardo.

La suspensión es confortable, progresiva al momento de transferir el peso en las curvas y con un nivel de aplomo adecuado en las rectas. La dirección es precisa, y este sistema ofrece la posibilidad de variar su rango de dureza cuando estacionamos, el Modo City, una gran ayuda al realizar maniobras en espacios reducidos.

La frenada es poderosa, cualidad en la que no influye negativamente la presencia de tambores en el eje trasero. Las ayudas electrónicas realizan un excelente trabajo, sobre todo el control de estabilidad que hace notar su presencia sólo en situaciones que lo ameritan, por lo que el Tipo nos permite realizar algunas maniobras más osadas en los caminos revirados; hay que reconocer que la plataforma es perfecta en todo sentido.

En resumen al Fiat Tipo no le falta motor, considerando su peso (1.280 kilos), pero la caja automática le hace perder parte de su performance. Dobla sobre rieles, apoyado en unos neumáticos de 17”, y en lo que respecta a calidad de fabricación nada podemos criticar; menos aún considerando que se produce en Bursa (Turquía), en la planta que se adjudicó el premio a la calidad World Class Manufacturing.

Ficha Técnica

Precio: $11.990.000

Motor: 1.6L 110 CV / 142 Nm

Transmisión: Automática / 6 vel.

Tracción: Delantera

0-100 km/h: 11,2 seg

Vel. Máxima: 192 km/h

Rend. Mixto: 13,8 km/l

Largo: 4.532 mm

Ancho: 1.792 mm

Alto: 1.497 mm

Entre ejes: 2.636 mm

Maletero: 520 lt.

;